Modelo pedagógico

NUESTRO MODELO PEDAGÓGICO EUCARÍSTICO MERCEDARIO

Respetando la diversidad de propuestas educativas de nuestra sociedad, nuestro modelo educativo se perfila con las siguientes dimensiones:

1.    Asumimos y actualizamos la trayectoria educativa de las Hermanas Mercedarias del Santísimo Sacramento. Especialmente en:

1.1.     La atención personal de los alumnos y los sistemas de orientación y tutorías, mediante el conocimiento y  la aceptación de su persona y contexto, valorando no solo el rendimiento académico, sino las cualidades humanas, necesidades e intereses, y teniendo en cuenta no solo resultados coyunturales sino todo el proceso educativo .
1.2    La atención e interés por los aspectos comunitarios y pro sociales de los educandos, su capacidad de reflexionar y comunicarse en grupo, de convivir y trabajar por los demás a través del apostolado social y el servicio comunitario.
1.3    La exigencia y firmeza en el estudio serio y profundo, en el cumplimiento de las normas,  en  el trabajo responsable y bien hecho, personal y grupal y en  las demás actividades de la vida escolar
1.4    La cooperación y participación responsable de los alumnos en su propia formación, de acuerdo a la etapa evolutiva y a sus contextos.
1.5    La libertad de expresión e iniciativa de todos los miembros de la comunidad educativa, supuesto el respeto a la dignidad de las personas y el ejercicio de la responsabilidad por la misión de cada uno.
1.6    La apertura a los nuevos métodos y técnicas educativas, y la alfabetización en nuevas tecnologías  según el contexto de las necesidades y demandas de la sociedad y la cultura salvadoreña.

 

2.    La adopción del Modelo Pedagógico Eucarístico Mercedario

La Pedagogía  Eucarística Mercedaria (pedagogía del amor)  es el camino  por el que los docentes acompañan y motivan a los alumnos en su crecimiento y desarrollo.
Incluye una perspectiva del mundo, de Dios, de la vida y una visión de la persona humana ideal que se pretende formar.
Es un proceso consciente y dinámico, en el cual cada uno de sus pasos se integra de tal manera que se afectan e interactúan durante todo el proceso
Promueve y motiva así un crecimiento constante en las personas o grupos de personas, afectando siempre la realidad involucrada, ya sea personal, grupal o institucional.
Se desarrolla en cinco momentos o pasos:
2.1    Situar la realidad en un contexto de aprendizaje, personal, familiar institucional y en un contexto propio de la época espiritual que vive el mundo del siglo XXI, cultural, social, tecnológico, económico y  político.
2.2    La experiencia, que va más allá de la comprensión meramente cognitiva y afecta a toda la persona que aprende, mente, corazón y voluntad y a todos los ámbitos del Colegio. Si el sentimiento interno no se une al conocimiento intelectual el aprendizaje no moverá a la acción. Y es aprendizaje el encuentro fraternal, la celebración, la actividad del aula y las actividades fuera del colegio.
2.3    La reflexión, descubriendo el sentido de la experiencia, directa o indirecta, propia o ajena, aprendiendo a comprender, entender y juzgar, a investigar y pensar, a  razonar, a argumentar y a discernir.
2.4    La acción, consecuente con los pasos anteriores, expresada en la decisión y en las acciones internas y externas  correspondientes, movilizando y ejercitando la voluntad.
2.5    La evaluación, de las acciones y procesos, enseñando a hacer las cosas correctas, lo mejor posible, y bien hechas desde el principio. La evaluación no se refiere solo al proceso de aprendizaje de los alumnos sino a todos los procesos de  la institución educativa.